Amma

Amma nació en una simple familia de pescadores de Kerala en 1953. Aun siendo una niña pequeña, Ella llamó la atención con las muchas horas que pasaba en profunda meditación en la costa del mar. Ella compuso canciones devocionales y pudo ser vista cantándolas a la divinidad con emoción de corazón. A pesar de su corta edad, Sus composiciones revelaban increíble profundidad y sabiduría.

Play
Prev
Next

Los padres de Amma no pudieron entenderla. Amma explica: “ En India se espera que las mujeres se mantengan en un segundo plano. Se dice que ni las paredes deben poder oírlas. Mi familia no pudo entender mi forma de llegar a la gente, ellos no tenían idea de los principios básicos de la espiritualidad”. La madre de Amma se enfermó cuando Amma tenía 9 años, y Amma fue retirada de la escuela para ayudar con las tareas de la casa y el cuidado de sus 7 hermanos. Cuando recogía las sobras de sus vecinos para las vacas de su familia, se encontró con la pobreza y el sufrimientos de otros. Amma les llevo comida y ropa de su propia casa. Su familia, que estaba lejos de ser adinerada, la reprendió y la castigó. Amma también comenzó a abrazar a la gente espontáneamente para consolarla y calmar su dolor. No era permisible para una niña de 14 años siquiera tocar a otros, especialmente hombres. Pero a pesar de las reacciones adversas de sus padres, Amma siguió a Su corazón. Más tarde explicaría “ No veo si la persona es un hombre o una mujer. No veo a nadie diferente de mi misma. Un rio continuo de amor fluye de mí hacia toda la creación. Esta es mi naturaleza innata. El deber de un médico es tratar a los pacientes. De la misma manera, mi deber es consolar a quienes sufren”.

En países como India, Nepal y Tíbet, es tradicional honrar a quien expresa compasión extraordinaria y sabiduría como personificación de la divinidad. En India, esa persona es referida como Mahatma ( Gran Alma), pero la misma Amma nunca ha reclamado este ni otro título. “Ofrecí mi vida en servicio al mundo hace mucho tiempo.
Cuando tu vida es una ofrenda, ¿cómo puedes hacer reclamos?”
Cuando le preguntan si la gente la adora, Amma dice, “No, es lo opuesto. Soy yo la que los adora. No creo en un Dios que vive en algún trono arriba en el cielo. Todos los seres vivos son Mi Dios. Yo creo en amarlos y servirlos”.

En la India, lo divino se describe en última instancia como “más allá de nombre y forma” y es considerado como el sustrato de la vida misma. Para explicar esto, Amma a menudo usa la analogía de la joyería de oro: “El pendiente, el brazalete, el anillo de la nariz y el collar, en esencia, todos son solo oro, sólo su apariencia es diferente. Del mismo modo, es una divinidad omnipresente la que aparece como el diverso mundo de nombres y formas. Cuando uno verdaderamente entiende esta verdad, se refleja en todos sus pensamientos, palabras y acciones, como el amor, la compasión y el altruismo. De acuerdo con la espiritualidad india, este entendimiento se conoce como” Iluminación “y es el fin último de la vida humana”.

Cada año, más y más personas se sienten atraídos por Amma. Su fama se ha extendido mucho más allá de la India. En 1987, los devotos occidentales la invitaron a los EE.UU. y Europa. Hoy en día, ella viaja por toda la India, Europa, Estados Unidos y Australia, así como a Japón, Sri Lanka, Singapur, Malasia, Canadá, África y América del Sur, y sus programas involucran a un equipo de unos 200 voluntarios.

Con las donaciones y la ayuda de innumerables voluntarios, Amma ha construido una organización humanitaria caritativa enorme y cada vez mayor, Abrazando al Mundo (ETW), que sirve a todas las personas sin distinción de casta, condición social o religión. Con este objetivo en mente, ETW ha proporcionado más de $ 60 millones de dólares para la atención médica totalmente gratuita desde 1998. Se han construido más de 40.000 viviendas para los sin techo en toda la India y se ha proporcionado ayuda financiera a más de 50.000 personas que no pueden cuidar de sí mismos con el objetivo de 100.000 en el futuro. ETW también proporciona formación profesional, alfabetización, funcionamiento de orfanatos, hospicios, hogares de la tercera edad, programas de becas, plantación de árboles y mucho más. En la India, los proyectos de ETW son gestionados por la Mata Amritanandamayi Math, una ONG con la que ha tenido estatus consultivo con el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas y el Departamento de Información Pública de la ONU.

Después del tsunami en el Océano Índico en 2004, ETW actuó rápidamente y proveyó a las personas sin hogar casas de concreto dentro de los seis meses. ETW recibió elogios de muchos funcionarios del gobierno, desde los políticos de Kerala hasta el presidente de la India por haber ayudado a todos los necesitados, independientemente de cuál fuera la creencia religiosa de los necesitados. Desde entonces, ETW ha hecho un trabajo similar en respuesta a las inundaciones en Mumbai, Gujarat y Bihar, así como en respuesta a los terremotos en Cachemira, ciclones en Bengala Occidental y huracanes en Estados Unidos.

Amma ha recibido reconocimiento internacional. Ella se ha dirigido a la audiencia en las Naciones Unidas en varias ocasiones y ha hablado dos veces en el Parlamento de las Religiones del Mundo. También ha recibido el Premio Gandhi-King por la No-violencia en Ginebra y el Premio Interreligioso James Parks Morton en Nueva York, entre otros galardones.

Hoy en día, la casa natal de Amma en Kerala se ha convertido en la sede central de la organización de servicios sociales de voluntarios de todo el mundo. Es el hogar de más de 3.000 residentes. Allí, ellos absorben las enseñanzas de Amma, estudian las escrituras del mundo, practican meditación y se dedican a los proyectos de servicio de caridad de Amma.

A lo largo de su vida, Amma ha abrazado y consolado a más de 31 millones de personas. Cuando se le pregunta de dónde saca la energía para ayudar a tanta gente a la vez mientras crea y ejecuta una organización humanitaria masiva, Amma responde:
“Donde hay amor verdadero, todo lo que se hace es sin esfuerzo.”